Archivo de la etiqueta: terror

Diez juegos de terror independientes (que merecen más atención).

La temporada de Halloween pasó demasiado rápido, y algo incluso más horrible nos esperaba a la vuelta de la esquina. No hay mejor momento que ahora para hablar de videojuegos de terror.

Personalmente, siempre he preferido el terror durante el invierno. No sé a qué se deba… Quizá es el clima helado y sombrío, o quizá el hecho de que la noche llega más pronto y dura más. Tal vez es un modo de compensar el ambiente alegre de las fiestas.

Sea como sea, irónicamente lo que más disfruto son los juegos de terror. Entre ellos, mi preferencia siempre sigue a aquellos que fueron creados de modo independiente.

Es cierto que, en los últimos años, estos se han vuelto cada vez más populares, en especial con el surgimiento de los Let’s Playes. Los juegos que no han tenido la misma publicidad que los creados por desarrolladoras grandes han conseguido hacer su lucha en la industria y salir victoriosos, con varios fans como respaldo y ganancias de miles de dólares.

Sin embargo, mientras que la mayoría del público se distrae con juegos específicos (algunos de ellos no tan buenos, y que constantemente reutilizan una y otra vez los mismos elementos a través de sus secuelas), más de una joya se ha quedado por completo en la obscuridad, ignorada u olvidada. De estos me gustaría hablar hoy.

Se trata de ejemplos de creaciones interesantes, diferentes y bellas, que han sido dejadas a un lado por un público que prefiere el mismo tipo de horror provocado con jump scares una, y otra, y otra vez. No son perfectos, muchos de ellos tienen bastantes fallas, pero hay algo que los vuelve interesantes y merecedores de una oportunidad.

 

  1. Bad Dream Series (2013)

Cortos pero concisos. No es exactamente un juego, sino varios mini juegos, de veinte minutos cada uno, en estilo point and click. Como es de esperarse, son tremendamente sencillos, pero de igual modo terroríficos.

Su jugabilidad, si bien sencilla y corta, y su historia casi inexistente y basada sólo en las pequeñas escenas que se te rebelan mientras avanzas por un solitario mundo de sueños, el arte y la atmósfera son suficientes para atraer tu atención y causar al menos unos cuantos estremecimientos.

La idea es simple, sí. Pero a veces la menor cantidad de decoraciones y recursos posibles, pueden ser una mejor opción para crear experiencias terroríficas.

 

  1. Year Walk (2013)

Year Walk es sencillo y muy corto. En lo que se refiere a historia, carece de ella en buen grado.

Pero los gráficos, ¡vaya si lo redimen!

La apariencia de este juego es más que hermosa. Los escenarios crean la sensación del frío invernal nórdico, pero también el de la magia antigua acechando en cada rincón.

Además, es un juego realmente terrorífico. A momentos tiene imágenes perturbadoras hechas con un estilo de dibujo muy bello.

La historia es tan solo la de un hombre que busca realiza un ritual para poder ver el futuro.

yearwalk
La bella estética de Year Walk parece inspirada por el corto soviético “EL puercoespin en la niebla”.

Es sencillo y no toma demasiado tiempo en realizarse, pero la simple belleza visual del juego hace que valga la pena conseguirlo.

 

  1. The Witch House (2012)

Los RPGs son todo un género en lo que a juegos independientes de terror se refiere. Hay muchos de ellos, y algunos creados únicamente por una persona.

Ocuparía todo un artículo hablando de ellos; pero, afortunadamente, la mayoría son bastante populares.

Si crees que no se puede crear buen horror con un juego cuyos gráficos hacen ver a tu personaje como un enano cuadrado, te equivocas. Y este es un ejemplo de cuánto.

Dicen que el terror es acerca de la atmósfera. Es verdad, y este juego la tiene. Pero también son las situaciones más extrañas, aquellas que provocan un poco de esa sensación de incomodidad que precede al terror.

La historia es la siguiente: Viola despierta en el jardín de una casa, del que no puede salir, pues un arbusto de rosas corta su camino.

Deberá adentrarse a la Casa de la Bruja, para encontrar el modo de cortarlo. La casa está llena de trampas y rompecabezas, que solo se pueden evitar o resolver de modos poco comunes. Olvida tu sentido común; las llaves jamás servirán para abrir las puertas, y será mejor que sepas cómo resolver las cosas a la perfección, o morirás.

Este pequeño juego gratuito no parece demasiado, pero puede que te sorprenda.

corpse-party
Corpse Party (1996) fue otro popular juego de RPG creado a través de RPG maker.
  1. Cry of Fear (2012)

No hay mejor representación de un videojuego de terror independiente, como Cry of Fear.

Creado por Team Psykskallar como un mod de Half Life, rápidamente resaltó por su esencia única. Con los pocos recursos con los que cuenta, el juego consigue recrear la sensación de soledad y miedo que nos invade al sentirnos perdidos en una ciudad grande y silenciosa. La música, compuesta por Andreas Rönnberg, funciona  perfectamente en conjunto con las escenas y momentos.

La historia es sencilla, con una vuelta de tuerca, quizá un poco obvia, pero interesante.

El jugador controla a Simon, un adolescente que, después de un accidente, despierta tirado en una calle desconocida. Es de noche, y su madre lo está buscando, así que debe apresurarse a llegar a casa. Sin embargo, sin explicación aparente, monstruos han invadido la ciudad, y debe moverse con cuidado si quiere conseguirlo sano y salvo.

Sus gráficos no son los mejores (incluso para la época en la que fue creado), pero los monstruos, la música y los escenarios son suficiente para crear una atmósfera terrorífica y solitaria, difícil de olvidar.

 

  1. Never Ending Nightmare (2014)

Últimamente, los juegos que siguen su propio estilo estético no son tan comunes o populares, posiblemente por la lucha constante de los desarrolladores por crear una apariencia realista, con la idea equivocada de que esa es la esencia del terror. Afortunadamente, los videojuegos independientes tienen la libertad de ser creados justo como sus desarrolladores lo desean, de modo que los gráficos no necesariamente deben lucir realistas y atractivos para el mínimo común denominador de la audiencia.

Este es el caso de Never Ending Nightmare. Sus imágenes son dibujos parecidos a los grabados de un libro antiguo, de modo que el protagonista se mueve en un mundo de dos dimensiones. Uno pensaría que esta elección estética podría poner en peligro la inmersión del espectador, pero no es así. Al contrario, a pesar de su apariencia, con sombras dibujadas a partir de puros trazos, y su historia en extremo sencilla (un hombre se encuentra constantemente atrapado en pesadillas), consigue crear una experiencia de horror única, y una esencia propia que le hace resaltar entre otros juegos.

 

  1. Lethe (2016)

¿Alguien recuerda las historias personalizadas de Amnesia? Bueno, Lethe es más o menos lo mismo.

Desde las gráficas, hasta el modo en que la historia se mueve, parece que originalmente había sido creado en el H. P. Lovecraft engine, como un trabajo hecho por fans de Amnesia. Sin embargo, no significa que no tenga una identidad propia.

Lethe, al menos en su primer capítulo, cuenta la historia de un hombre que descubre que la persona que lo cuidó toda su vida no era realmente su padre. En busca de su pasado, se embarca a un pueblo griego, donde nació.

Allí se da cuenta que el lugar está abandonado, y que hay un horror acechando muy en el

lethe
En más de un modo, Lethe parece seguir los pasos de Amnesia. Eso incluye a su nombre.

fondo de la tierra.

Este juego, tal parece, aún no está completo, y será publicado poco a poco en capítulos, cuya historia y protagonistas irán cambiando, pero tiene la intención de ir revelando poco a poco el trasfondo de la trama.

El primero es impresionante, y algo nostálgico. No es lo mejor que hay, pero, si te gusta Amnesia: The Dark Descent, es posible que lo disfrutes.

 

  1. Fran Bow (2015)

Cuando de estilos únicos se habla, Fran Bow es una gema ignorada. Con su estética que parece inspirada en cuentos de hadas, este juego hace alusión no sólo al pasado de sus desarrolladores (creadores del juego de New Grounds Alice is Dead), sino también al no tan lejano pasado de los juegos de terror independientes.

Al igual que los trabajos anteriores de Killmonday Games, este es un juego de point and click, donde debes guiar a la pequeña Fran –quien recientemente perdió a sus padres– en su intento por huir de un hospital psiquiátrico para poder buscar a su gato perdido, Mr Midnight.

Para esto, la niña utilizará la ayuda de una fuerza sobrenatural, así como unas pastillas que su doctor le ha recetado, y que parecen develarle una imagen del mundo que estaba oculta a la vista de las personas normales.

Es un viaje surrealista y extraño, que a momentos recuerda a los ciclos oníricos de Lovecraft, sazonado con la ingenuidad infantil de la protagonista, así como el misterio que envuelve la muerte de sus padres.

Visualmente Fran Bow es tan retorcido como bello, y a pesar de su corta duración, la trama es suficiente para crear una experiencia diferente y al mismo tiempo, nostálgica.

 

  1. Knock knock (2013)

Uno de los mejores ejemplos del estilo único de los juegos independientes es éste.

Knock knock se refiere a sí mismo como “ejercicios de meditación”, o una leyenda urbana. En un principio, el propósito y la historia del juego no son muy claros. Sólo sabemos que debemos sobrevivir, noche tras noche, encontrar secretos muy bien ocultos, y prestar atención a las palabras del protagonista que, en un principio parecen desvaríos, pero pronto comienzan a revelar pedazos de la historia, así como acciones que debemos tomar.

Es en verdad, una experiencia de terror completamente diferente, ligeramente esotérica, pero más bien relacionada con lo psicológico. ¿De qué va la trama? Supongo que depende de la interpretación.

 

  1. Layers of Fear (2016)

Este es uno de los juegos de terror más recientes. Layers of Fear no ha vivido lo suficiente para demostrar su popularidad. No obstante, hasta ahora no ha sobresalido tanto como lo merece.

Creado por Bloober Team, con un estilo parecido al de Amnesia, el juego te guía por la casa del protagonista, un pintor sin suerte, contándote pequeños pedazos de su historia mientras avanzas por cada habitación. El propósito del juego es encontrar pedazos de cuerpo y utilizarlos para completar una pintura.

La jugabilidad es, en general, algo simplona. Funciona más como un simulador de caminata; pero lo que realmente lo redime son las imágenes que crea una vez adentrándonos en el juego.

Parecida a un sueño o una alucinación, la nostálgica ambientación del juego nos envuelve durante nuestro camino a través de la mente y los recuerdos del protagonista, mientras éste poco a poco parece perder la cordura.

Es un juego simple, pero entretenido, estético y aterrador.

 

  1. Amnesia: a machine for pigs (2013)

Creado como un trabajo en conjunto entre Frictional Games y The Chinese Room, esta secuela de The Dark Descent cuenta la historia de Oswald Mandus, un burgués que despierta en una habitación de su casa, sin memorias, y aterrorizado por no conocer el paradero de sus dos hijos, Edwin y Enoch.

Dispuesto a encontrarlos, comienza la exploración de una extraña mansión que ya no reconoce, llena de secretos que revelan qué clase de persona es él en realidad.

soma
Soma (2015) es el proyecto más resiente de Frictional Games. La historia es la fusión de horror y ciencia ficción, con la duda constante de qué es lo que nos hace humanos.

Establecido en el Londres de finales del siglo XIX, el juego utiliza elementos industriales para crear un ambiente opresivo. Las máquinas esconden con su ruido los movimientos de los monstruos, y en momentos, los silbidos del vapor suenan como los rugidos de los cerdos. Al mismo tiempo, la oscuridad envuelve al personaje, evitando que vea más allá de unos centímetros, y al ocultarle al jugador lo que lo rodea, consigue causarle ansiedad y paranoia.

La jugabilidad quizás no es uno de sus puntos más fuertes. Es un juego rápido, que no dura más de ocho horas, con rompecabezas sencillos para no interrumpir la inmersión o distraer de la narrativa. Sin embargo, compensa esto con una maravillosa ambientación y suspenso, un gran soundtrack, y una historia misteriosa e interesante, que no se conforma con la superficialidad del terror usual, y decide tocar temas relacionados con la moralidad y la naturaleza del ser humano, haciendo crítica al inhumano sistema de explotación del hombre por el hombre.

A Machine for Pigs es una experiencia diferente a The Dark Descent, en todos los sentidos; con todo, esto sólo lo fortalece como un juego con estilo propio, con un horror único que amerita probarse.

 

Como mencioné antes, Halloween se fue hace rato; pero eso no significa que el terror no pueda continuar. Cuando vemos hacia cómo se mueve el mundo ahora mismo, se antoja aún más un miedo que sea ficticio, ¿no?

Si eres como yo, entretenerte con estos juegos ayudará a apagar, aunque sea por unas horas, los gritos constantes de tus demonios internos. Dales una oportunidad, estoy segura de que no te arrepentirás.